© 2018 Can Caramelo

Tortilla con Manzana, Champis y Kale

He estado viviendo en Barcelona (o bien en las afueras) durante 16 años en los que he visto desaparecer rápidamente tortillas de numerosas mesas de cumpleaños, mantas de picnic y pica-picas. Yo, en cambio, solía preferir otras opciones, la verdad es que la tortilla no me llamaba especialmente. Tal vez porque la idea de patatas fritas rodeadas de huevo no se acercaba precisamente a mis antojos. Pero entonces, hace tal vez un par de meses, estuve en casa de una amiga y su pareja nos preparó unas tortillas para comer. Mi tenedor se hundió en esa tortilla, atravesando una capa exterior bien hecha para llegar a un centro más tierno, incluso (pero sólo un pelín) líquido. Me lo llevé a la boca y en ese momento mi visión del mundo cambió (bueno, respecto a la tortilla). Indagando me sorprendí que las patatas para esas tortillas tan sabrosas ni siquiera habían sido fritas, sino hechas con poco aceite. En seguida invitamos a nuestros amigos a casa para que nos dieran una clase avanzada en hacer tortillas. Además, un aspecto que me gusta de las tortillas es su versatilidad. Mientras la versión más clásica sólo tiene patatas, huevos y a veces cebolla, realmente se puede añadir cualquier verdura que haya esperando en la nevera y prácticamente todo queda rico. Además de esta manera se vuelve una comida más completa, más nutritiva, sana y variada.

Estoy participando en un reto divertido en el que uno de los participantes propone una receta y el resto lo cocinamos, sacamos fotos y la publicamos en instagram y/o nuestros blogs. Entré medio por casualidad al reto, pero cuando descubrí que el resto del grupo viene de todo el mundo y que, aparte de simpáticas y divertidas, son fotógrafas y cocineras súper talentosas, me sentí muy afortunada de formar parte de este grupo. Si tenéis curiosidad y disponéis de una cuenta de instagram, podéis ver los resultados bajo los hashtags #plateincommon and #acommonplate. La segunda propuesta le tocó a una española, Carmen del blog Tia Alia, y ¡adivinad qué propuso! Creo que después de la introducción y mirando las fotos no ha sido difícil adivinar que fue tortilla. Una clásica tortilla española. Como a mí (en general) me gustan las comidas sanas y aquí trato de proponeros este tipo de recetas, reduje el aceite de oliva, así como me lo había enseñado mi amigo, y además incorporé fruta y verdura de temporada. El resultado es una tortilla fabulosa, salada, pero con un toque dulce gracias a la manzana, llena de sabor y de una pinta que seduce. Nosotros nos la acabamos en un plis plas y nos quedamos con ganas de más, así que la próxima vez me parece que haré dos, porque las sobras se agradecen.

Inspirada en esta receta para una tortilla española clásica de Carmen de Tia Alia

Notas: Se puede comer caliente o fría, nosotros normalmente la comemos caliente, pero si hay sobras o la hacemos para llevar a un picnic, la disfrutamos fría.

Ingredientes:

  • 1/2 kg patatas (2 grandes en mi caso)
  • 2 cebollas
  • 1 manzana
  • un puñado de champiñones (blancos o marrones)
  • 6 huevos
  • 3 ramitas de tomillo fresco (or 1 teaspoon dried)
  • 3 cucharada + 1 cucharadita de aceite de oliva, dividido
  • 1 cucharadita de sal

Direcciones:

Corta las cebollas en rodajas finas, pela y corta las patatas en rodajas o trozos (de un grosor de medio centímetro). Un truco para que las patatas suelten el almidón y así conseguir una mejor textura es hacer un corte pequeño y acabar de romper la patata en vez de hacer un corte limpio. Calienta 3 cucharadas de aceite en una sartén antiadherente a fuego medio y añade las cebollas y patatas. Añade la sal y las hojas de tomillo. Limpia y corta los champiñones en rodajas. Añade los champiñones y sube la temperatura para dorarlos (durante unos 3-4min). Pela la manzana y córtala en trozos del mismo tamaño que la patata. Añade la manzana a la sartén y vuele a bajar la temperatura a mediana. Fríe durante unos 30min, removiendo de vez en cuando. Luego, reserva la mezcla y deja que se temple durante unos minutos. Mientras, pon los huevos en un bol, bate ligeramente y añade la mezcla de patatas, verduras, etc. Ajusta la sal y deja reposar unos 5min para que todo cuaje mejor. Vuelve a calentar la sartén antiadherente y úntala con la cucharadita de aceite restante. Cuando la sartén esté caliente (si quieres saber si ya está a punto puedes dejar caer una gotita de agua – si borbotea, ya está), añade la mezcla para la tortilla. Cocina durante unos 5min a temperatura mediana (algo más si ves que aún está muy líquida), y dale la vuelta (yo uso un plato grande plano y dejo que se deslice de vuelta a la sartén), cocinando el otro lado durante 3 minutos más.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.