© 2018 Can Caramelo

Hamburguesas de Remolacha

Cuando vino mi madre a visitarnos unos días mi plan era probar esta receta. Aprovechar que cuide a Nil para hacer las fotos sin interrupciones, ni bebé en la mochila por una vez. Redactar el post. Mi plan también era alquilar una departamento al lado de la playa por un par de días e ir todos allá. Mi plan era aprovechar para salir a correr o dar una vuelta en bici. Pensaba que tal vez trabajaríamos juntas en el jardín. Mi plan también era cocinarle un montón de cosas interesantes. Pero las cosas no fueron según lo planeado. Simón se enfermó, y el tiempo se relativizó. Las noches se hicieron largas con el sueño tantas veces interrumpido. A ratos el tiempo no pasaba en absoluto, sin embargo los días de la visita de mi madre pasaron volando cuidando de los chiquitos, haciendo poca otra cosa. Sus enfermedades, aunque no sean graves, no hacen re-priorizar. Escribir la entrada del blog a tiempo es poco importante si un niño pequeño te necesita. También me hace apreciar lo que normalmente pasa desapercibido, la salud, que afortunadamente es nuestro estado habitual. Y la próxima vez que venga mi madre nos iremos a la playa, trabajaremos en el jardín y le cocinaré un montón de cosas ricas mientras los peques juegan, saltan y corren. Y haremos mis hamburguesas vegetales favoritas.

He hecho todo tipo de hamburguesas vegetarianas y veganas, pero ninguna tan buena como la de la receta de hoy. Aguantan súper bien y son sabrosísimas. Normalmente hago la versión con feta, ya que me gusta mucho como queda, pero ahora he probado una versión vegana y también quedan increíbles. Hice unos panecillos de espelta y nueces con masa madre, pero obviamente se puede hacer con cualquier panecillo o hasta rebanada de buen pan. Os pongo también la receta de una salsa de anacardos y hierbas, la “cashewnnaise”, que he hecho en muchas variaciones de hierbas y que me encanta por cremosa y fresca y también por el tono verde claro. Pero también podéis poner mayonesa, chutney o cualquier salsa que os guste. Mientras Sebastián pone poquitas cosas en sus hamburguesas y las come con tenedor y cuchillo, para mi la diversión está en montar una especie de torre, pensar que será imposible comerlo, abrir la boca al máximo e intentarlo. Cierto que se suele resbalar algún trozo de aguacate y tomate y que cae parte de las salsas, pero eso también forma parte de comer una hamburguesa. Aguantan unos días en la nevera y las solemos comer un día tipo hamburguesas, otro día acompañadas de ensalada, verduras y algún cereal.

Para 8-10 hamburguesas bastante grandes.

  • 2-3 remolachas medianas (crudas) (3 tazas bien llenas de remolacha rallada)
  • 1 cebolla
  • 1 1/2 tazas alubias negras (cocidas, 1 lata/frasco de 400g)
  • 1 1/2 tazas de copos de avena
  • ralladura de un limón ecológico
  • 1/4 tazas de semillas de girasol tostadas
  • 3 ramitas de tomillo o romero
  • 1 cucharada de sal marina
  • 8 olivas kalamata (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (para freír/hornear)

Para la versión vegana:

  • 1 cucharada tamari
  • 1 cucharada mostaza
  • 1 cucharada sirope de arce

Para la versión vegetariana:

  • 180g queso feta

Para servir:

  • Tomates
  • Aguacate
  • Cebolla
  • Brotes o lechuga
  • Cashewnnaise (receta más abajo)
  • Mostaza
  • Tu panecillo favorito para hamburguesas, comprado o casero

Cashewnnaise

  • 1 taza de anacardos remojados en agua durante un mínimo de 2 horas (o toda la noche)
  • 1/2 taza de agua
  • 1 taza de perejil, cilantro o menta fresca (o mejor aún: una mezcla)
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • zumo y ralladura de 1 limón ecológico
  • sal marina

Instrucciones.
Ralla la remolacha y la cebolla con una procesadora de alimentos o a mano. Reserva. Pon las alubias negras, las semillas de girasol, las hierbas y olivas (si las usas) en una procesadora de alimentos, o si no tienes, en un bol. Queremos que todo se mezcle, pero que siga habiendo pedacitos o incluso alguna alubia entera. Puedes usar un tenedor o un minipimer. Ahora combina esta mezcla con la remolacha y cebolla rallada y añade la avena, la ralladura de limón y la sal. Para la versión vegana, añade tamari, mostaza y sirope de arce, para la versión vegetariana, la feta. Mezcla con las manos. Espera unos 20min, hasta que la avena haya absorbido un poco el líquido. Si harás la hamburguesas al horno, precaliéntalo a 180ºC. Mientras puedes hacer la “cashewnnaise”. Saca los anacardos del agua de remojo, enjuaga y añade a una batidora junto al resto de los ingredientes. Bate hasta obtener una textura cremosa. Añade más agua si hace falta. Ten en cuenta que la salsa se sigue espesando un poco después de batir.
Ahora forma las hamburguesas y hornéalas durante unos 25min (puedes rociarlas con un poco de aceite) o fríelas en la sartén 2-3min de cada lado a temperatura mediana-alta.

Notas.
Hice las hamburguesas de remolacha tanto al horno como a la sartén y encontré que la diferencia casi no se notaba. Aguantan unos 4 días en la nevera y se congelan muy bien.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.